Los astrónomos han descubierto que las fuerzas gravitatorias dentro del Sistema Solar han producido una red invisible de “supercarreteras espaciales”.





Estos canales permiten viajes espaciales rápidos y pueden usarse para la exploración espacial humana y el estudio de cometas y asteroides.




Un equipo de investigadores dirigido por Nataa Todorovi del Observatorio Astronómico de Belgrado en Serbia descubrió que estas supercarreteras consistían en una serie de arcos conectados en estas estructuras ocultas conocidas como colectores cósmicos, y cada planeta genera sus propios colectores, creando lo que los investigadores denominan ” una verdadera autopista celestial”.

Esta red es capaz de transportar objetos de Júpiter a Neptuno en cuestión de décadas, a diferencia de los cientos de miles a millones de años que a menudo se estiman para el sistema solar.




Encontrar estructuras ocultas en el espacio no siempre es sencillo, pero observar el movimiento de objetos, en particular cometas y asteroides, puede ofrecer pistas importantes.

Los científicos afirman que han evaluado datos de “millones de órbitas del sistema solar” para determinar su interacción. Las ventajas de tal examen no se limitarán a acelerar la posibilidad de un vuelo espacial. Estudiar estos procesos también puede ayudar a cambiar e incluso controlar cometas y asteroides potencialmente peligrosos.