Jet de energía que viaja 7 veces la velocidad de la luz parece romper las leyes de la física




Un chorro de partículas emitido por dos estrellas que se fusionan parece viajar a siete veces la velocidad de la luz, pero los astrónomos lo atribuyen a una ilusión cósmica conocida como movimiento superlumínico.

Los astrónomos han detectado una gigantesca explosión de energía del espacio que parece estar haciendo lo imposible: viajar siete veces más rápido que la velocidad de la luz.

Un chorro de partículas emitido por dos estrellas que se fusionan parece viajar a siete veces la velocidad de la luz, pero los astrónomos lo atribuyen a una ilusión cósmica conocida como movimiento superlumínico.

Los astrónomos han detectado una gigantesca explosión de energía del espacio que parece estar haciendo lo imposible: viajar siete veces más rápido que la velocidad de la luz.




Esto es, por supuesto, una ilusión óptica, un fenómeno raro y alucinante llamado movimiento superlumínico, que ocurre cuando las partículas se acercan mucho a moverse a la velocidad de la luz. En este caso, los científicos detectaron un chorro de energía que salió disparado de un sitio de colisión estelar a una asombrosa velocidad del 99,97 % de la velocidad de la luz, aproximadamente 670 millones de mph (1070 millones de km/h).

Un chorro de partículas sale disparado de un agujero negro casi a la velocidad de la luz. Se acaba de detectar un chorro similar de un par de estrellas de neutrones en colisión, lo que aparentemente rompe las leyes de la física. (Crédito de la imagen: NASA Goddard)

El chorro en cuestión es el resultado de un cataclismo cósmico que causó revuelo en la comunidad científica por primera vez en 2017. Ese año, los científicos detectaron una colisión violenta entre dos estrellas de neutrones: núcleos estelares colapsados ​​ultradensos que contienen la masa de un sol. en una bola no más ancha que una ciudad, ubicada aproximadamente a 140 millones de años luz de la Tierra. La colisión fue tan poderosa que creó ondas en el tejido del espacio-tiempo; tales perturbaciones se conocen como ondas gravitacionales.




Albert Einstein predijo la existencia de estas ondas del espacio-tiempo en 1916, y los científicos tardaron 100 años en encontrar la evidencia para probarlo, luego de una colisión entre dos agujeros negros que se detectó en 2016. Las ondas gravitacionales liberadas por las estrellas de neutrones en colisión en 2017, una señal llamada GW17081, fueron los primeros en ser detectados desde una fuente distinta a los agujeros negros, lo que demuestra que más de un tipo de catástrofe cósmica es capaz de crearlos.

Las ondas gravitacionales son invisibles a simple vista, pero se pueden detectar con equipos como el Observatorio de ondas gravitacionales con gran interferómetro (LIGO) con sede en Pasadena. Como resultado, después de que LIGO detectara la explosión inicial de ondas de estrellas fusionadas en 2017, los astrónomos de todo el mundo enfocaron sus telescopios en la fusión para aprender todo lo posible sobre ella. Poco después, los astrónomos notaron un chorro de partículas de alta velocidad saliendo disparado del lugar de la colisión e iluminando globos de materia expulsados ​​por las estrellas.




Los astrónomos examinaron el chorro utilizando el telescopio satelital Hubble de la NASA, el observatorio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea y otros seis radiotelescopios en la Tierra en su nuevo artículo. Usando estas medidas, los científicos determinaron la verdadera velocidad del avión, así como la velocidad imaginaria que desafía la física.

La disparidad de velocidad entre las partículas en el chorro y las partículas de luz (o fotones) que liberan provoca la ilusión de velocidad superior a la de la luz. Debido a que las partículas en el chorro se mueven casi tan rápido como la luz que emiten, puede parecer que las partículas en las primeras etapas del chorro llegan a la Tierra aproximadamente al mismo tiempo que los fotones en las últimas etapas del chorro, dando la impresión de que el chorro se mueve más rápido que la velocidad de la luz.

Esta ilusión ya se ha visto en varios otros objetos cósmicos, incluido un chorro de velocidad cercana a la luz que sale de la galaxia Messier 87 en la constelación de Virgo. Hasta ahora, todos los ejemplos de viajes superlumínicos se pueden describir matemáticamente de una manera que no viole los principios físicos existentes.